Make your own free website on Tripod.com

EL POLLO

            El pollo, el pollo, el pollo, el pollo, el pollo
          la vaca, la vaca, la vaca, la vaca, la vaca
          el avión, el avión, el avión, el avión, el avión

Pues nos acostumbramos a las cosas
y nos parecen naturales
y nunca nos admiramos por lo que vemos
parece que nos da miedo
comprender que existimos
y es más comodo abandonarse
a las cosas que inventamos:
como el club, la religión o la familia
el trabajo o el partido
o la vida social
siempre que las tomemos
como fines en sí mismas
como cosas que nos velan
la realidad
Por eso debemos hacer como los niños
que cuando ven las cosas
se preguntan,   se admiran,  y dicen como cantando:

El pollo, el pollo, el pollo, el pollo, el pollo
la vaca, la vaca, la vaca, la vaca, la vaca
el avión, el avión, el avión, el avión, el avión
 

 En un viaje en tren entre Valparaíso y Santiago, iba al frente mío un niñito con su mamá. El paisaje en determinado trajecto era formado por vacas que se encontraban pastando en los campos adyacentes a la línea del tren. Ahí preguntó que era eso que se veía por la ventana y la mamá le dijo que eran vacas. Entonces el niño comenzó a decir: “la vaca, la vaca, la vaca ....”. Al ver otro grupo de vacas repetía la misma cosa: “la vaca, la vaca, la vaca ...”.  Para mí, era su forma de admirarse por una cosa que no conocía. No la veía através de los ojos de los otros. Él mismo la estaba viendo.

 No me acuerdo si también habían pollos, y no creo que deba haber habido un avión, pero para el efecto de traduzir ese momento en canción, coloqué pollos y aviones junto con las vacas. Era como si el niñito estuviese viendo todo eso y cantando ”el pollo..... la vaca.... el avión ..... ” tal como dice la canción. 

 El resto que me imaginé con ese acontecimiento es lo que aparece en la canción. No necesita de mayor explicación.

 La musica termina como si un coro de monjes estuviese cantando el estribillo, cual una especie de mantra, cual una oración para pedir clareza para entender la vida.

 El tema es el mismo de aquel de “Pasamos por la vida” sólo que sentido en momento diferente. Me acuerdo de un pintor impresionista que pintó el mismo tema a diferentes horas del dia o en diferentes estaciones para ver la incidencia de la luz en el mismo objeto de su cuadro. Aquí es algo similar.
 


Fotografía Mónica Reyes Celedón

Inicio